En el mundo de la cosmética siempre están apareciendo nuevos productos, que buscan facilitarnos el camino para tener una piel radiante y saludable. En los último años, no cabe duda que uno de los más populares es el agua micelar. Pensando en esto, en el presente artículo conocerás todo lo que necesitas sobre sus ventajas y la mejor manera de aprovecharlas.

Básicamente, se trata de una solución líquida que a primera vista parece agua común y corriente. Sin embargo, en su composición se encuentran unos activos de tamaño nanoscópico, los cuales son conocidos como “micelas”. Estas esferas, que son imperceptibles para el ojo humano, cuentan con una estructura bipolar. De este modo, tienen una doble función, siendo capaces de atraer las partículas de grasa y luego repelerlas.

Ventajas del agua micelar

Gracias a las propiedades antes mencionadas, el agua micelar es sumamente útil para retirar los residuos del maquillaje, pero también se ha convertido en uno de los principales cosméticos para limpiar el rostro de toda clase de impurezas. Asimismo, tiene otras ventajas que pueden ser aprovechadas tanto por hombres como mujeres.

En primer lugar, las personas que emplean el agua micelar han comprobado que su piel luce menos grasosa, y con un aspecto más uniforme. Su uso continuo también favorece la acción de las cremas y geles que se aplican luego, dado que serán absorbidos con mayor facilidad.

Por otro lado, gracias a su composición no tiene efectos contraproducentes, pues a diferencia de otros productos no incluye alcohol ni fragancias, las cuales en algunos casos generan alergias. Mientras que si hablamos de nuestra economía, representa un ahorro significativo, pues el agua micelar puede reemplazar el uso de lociones y tónicos.

Consejos para utilizar el agua micelar

Al margen de todas las propiedades y ventajas previamente detalladas, el objetivo principal del agua micelar es ofrecer una limpieza profunda para el rostro. Los médicos especializados en dermatología la recomiendan para pieles sensibles, aunque también puede ser empleada en pieles grasas, secas y mixtas.

Su modo de aplicación es mediante pequeños discos de algodón, los mismos que son utilizados para quitar el maquillaje de la cara. Esto se debe a que el algodón tiene una textura hidrofílica, evitando que las partículas del agua micelar sean absorbidas. Por esta razón, no es recomendable el uso de pañuelos o papel de arroz.

Luego de haber empapado los discos de algodón con el producto, solo será necesario aplicarlo con pequeños toques y con mucha suavidad. En caso tu propósito sea retirar el maquillaje de los ojos y pestañas, lo idóneo es realizar este proceso dos veces seguidas. Mientras que si estás usando el agua micelar para una limpieza facial, los movimientos deberán ser circulares, comenzando por la mejillas. Es muy importante que cambies de discos cuando vayas a limpiar otras zonas.

Finalmente, solo queda decir que el agua micelar puede ser usada tanto por las mañanas como por la noches. A primera hora del día te dará una sensación de frescura mientras prepara tu piel para otros productos cosméticos, y antes de acostarte es de gran ayuda para retirar todas las impurezas que se acumulan en los poros. Así que no esperes más, y empieza a aprovechar sus propiedades en tu rutina de belleza.

¿Cuáles son sus componentes?

Este producto contiene agua junto a componentes como el tensio-activo no iónico, polisacáridos y la glicerina, aun así estos no son los únicos que lo conforman, dependiendo del tipo de piel para la cual será destinada, pueden incluirse otros.

Los mencionados tensio-activos son una especie de detergente, pero con una cantidad sumamente baja para que no pueda irritar la delicada piel del rostro, a diferencia del jabón común que utilizamos a diario para la ducha.

El agua utilizada para su creación no es común, sino una purificada y mineralizada mínimamente, con un PH fisiológico que varía entre 7,35 y 7,45. Para las pieles secas generalmente lleva aceite de almendras, en las grasas extracto de romero y para las que son sensibles se usa agua de rosas.